sábado, 3 de septiembre de 2016

Box of Memories

Los clavos de 9 pulgadas de Jesús.
Césped del Nuevo Gasómetro.
Un pedazo de cartel celeste
de una invasión al Estadio.
Recuerdos de les Temps perdú.
Las cabellos de una Rapunsel Travesti.
Un mechón de pelo
de la idiota de María.
¿O será del tonto de Isacks?

Mi Hallux necróso.
La miel de Winnie Poo.
"Honey's Dead", el mejor disco de  The Jesus & Marie Chain
con la entrada en la portada.
Mi Dios Muerto,
Resusitado, Transquilado, Desollado.
El Dios que mató Nietzche,
El Dios que también yo maté,
pero del que me estoy enamorando de vuelta.
Los besos de mis chicas.
La prueba de Galera de mi Primer Poemario.
Una copia, mal traducida, de "Liberté" de Paul Éluard.
El autobús perdido de Steinbeck.
Mi primer encordado.
Mi antigua migraña.
Una muestra gratis de todas las drogas, legales o no, que probé.
Una pesadilla del pabellón donde dormí
una noche
con un borracho
Que se llamaba como yo.
Escamas de mi primera piel.
Un facsímil de la Révolte de 1789.
Otro de la decapitación de los Luises.
Una foto carnet de mi viejo.
(El Rey Sol de Boedo, Luis II).
El crometraje de mi primera Maratón.
Mi mejor reloj.
El tiempo Sempiterno
envuelto en una clepsidra inmóvil.
Una cinta de Capitán,
que no sé porqué me pusieron.
Un dorsal Nº 10,
aunque juegue de 7, y use la 28.
Esquirlas de Waterloo,
de Cartago,
De los Apeninos, de Los Alpes
Del paso de San Martín.
De la odiosa España,
¿madre patria?
Del mar Cantábrico,
Del Volga,
De Stalin,
De Hitler,
De Mousolinni.
Las memorias del incendio de Duhalde.
Un diapazón de Caoba.
Una cejilla.
Un VHS de los 19 goles de Piatti en el Ciclón.
Una astilla de la Cruz del Gólgota.
Una Espina de Jetsemaní,
La Negación de Pedro.

Algunos flasheos
del último viaje de mi Padre.
Las más de 1000 entradas
de los recitales a los que siempre iré.
Una foto de Marshall,
una de Faulkner,
otra de Hugo, una de Carver.
Mas...me olvidé de Remárque!

Mi catálogo de la Naves,
mi revista de las tropas.
Un pasaje de Íliada,
(habla Héctor)
Otro de Odisea,
(la Catábasis de Ulysses).

Un footswich que nunca funcó.
Todos los prólogos que me arruinaron libros.
La piedra de Sísifo,
Los sentidos de Tántalo,
Las entrañas de Prometeo y su FUEGO.
Todo el cansancio de 30 años de vigilia.
Los ladridos, ayes y aullidos de:
Perla, Jamaica, Sombra y Camila.
El collar de John.

El belloncino de Oro.
Las profecías de Tirésias,
Desdémona,
y la Sibila de Cumas.
                                ...Una victoria de Samotracia?


Juan Martín Vidal
3/9/2016





No hay comentarios:

Publicar un comentario