martes, 24 de mayo de 2016

Cupid the Locke

Leer  escuchando "Cupid the Locke" de los "Smashing Pumpkins"

Lucas era un nene de mamá: cobarde como todos los nenes de mamá.
Su bien más preciado era una camiseta Nike XS estampada con la 10 de Carlitos Tévez.
Lucas no fumaba, ni tomaba. Solo fumaba porro de vez en cuando, para mostrar hombría frente al grupo de compañeros del colegio que llevaban la batuta de la clase: la banda del dofón.
Elías, judío de etiqueta; pero en un colegio marista, presidía la banda con su metro 85, su 24 x7 en el gimnasio, su nariz hebráica, sumado a unos lentes de contacto azules, porque le daba vergüenza mostrar sus ojos marrones y miopes.
El conciliábulo se cerraba con Germán y Pablo: completos inútiles: fascinerosos de segunda mano, que solo servían para hacerle la base a Elías.
La chica más linda de la escuela se llamaba Julieta: boba y hermosa como la del cisne de Avon.
Lucas estaba profundamente enamorado de Julieta, pero era la novia de Elías desde primero, aunque tenía unos cuernos tan grandes que no podía pasar por la puerta.
Preciosa: alta, esbelta, bellos pechos, linda cola, linda cara: simplemente perfecta, aunque tenía el timbre de voz de una soprano cantando con voz de cabeza, y desafinando mal.
Lucas le escribía cartas de amor bajo el seudónimo: "Cupid the Locke" (tema de los "Smashing Pumpkins", su banda favorita, que estaba en su cara preferida del mejor disco doble de la historia: "Melloncollie & the Infinite Sadness"
Bueno, acá estamos: escuela, chicas, hormonas, drogas, alcohol, pendencia: todo lo que se puede esperar de un quinto año en el 2016.
Me voy acordando de la historia mientras la escribo, aunque, en verdad, es bien boluda y simple.
Sin embargo, no por eso carece de belleza.
Carver estampó una frase elegíaca: "No heroics, please".
Descubrí a Carver a los 20 años y, aunque mi libro preferido sea "Les Miserables" de Víctor Hugo, "Would you please be quiet, please?" está en mi top five. Esa escritura taxativa de Raymond, y ese fraseo genial que se ve en el "por favor" repetido dos veces del título.
Pero volvamos a la historia del 5to año.
Un buen día, Lucas la bardeó: Le escribió a Julieta que Elías la cagaba.
Ella ya lo sabía, pero se había impuesto no creerlo, solo que, ahora, tenía pruebas fehacientes.
Juli lo encaró a Elías: le sacó de mentira a verdad: todas las minas con las que había estado, incluso Mariana, su mejor amiga, y novia de Germán, mejor amigo de Elías.
Bueno: la cosa siguió así: Elías con sus contundentes triceps le rompió la cara a Germán y le bajó 2 dientes, ya que estaba seguro de que era él quien lo había botoneado.
Germán, como tigre herido, y, sabiendo que su familia le pagaría los implantes con su OSDE 9500, se le tiró a Juli, que, ahora, tenía la banderita de taxi en libre.
Juli lo mandó a cagar: "Vos sos el novio de mi mejor amiga, bah... o mi ex mejor amiga y, además, sos un salame"
Lucas, atento a todo lo que pasó después de la última carta de "Cupid the Locke" decidió ser el chico de la tapa. Se puso su camiseta de Boca sobre el uniforme de gimnasia para darse valor, y. en el baño de la primaria, se infligió una bandada de golpes con una cadena que encontró en lo de César, el portero sordo y loco.
Moretones en la panza, piernas y espalda, sumado a una boca sangrante que manchaba a raudales su casaca de Carlitos. Ahora estaba jugado.
Aprovechó sus 15 minutos de valentía, y se le tiró a Juli, a vida o muerte.
Le batió: "Juli, ¡te amo! No soy bueno para hablar de amor, porque nunca estuve con nadie, ni en los besos, ni en la cama, entonces esto es lo mejor que te puedo decir. Perdoná"
-¿Elías te hizo esto?
-Sí.
-Pobrecito.
Juli le secó la sangre de la boca con su blaizer azul y le comió la boca.

9/5/2016

2 comentarios: