miércoles, 2 de diciembre de 2015

Juego

De todos los vicios que el Señor puso sobre la Tierra, el único que no me tocó es el juego.
Estoy en un desfile de la facultad de diseño de indumentaria en el hipódromo. de Palermo, tribuna central.
Me aburre el desfile, y me obliga a fumar para matar el spleen, y estoy tratando de dejar el pucho.
Buscando un cable a tierra, y medio borracho, me dirijo a la sala de slots y ruleta.
Personas sin margen etario, ni social, se acumulan delante de los tragamonedas.
Tratando de encontrar sus 3 Gorgonas de la suerte. Pueden jugar horas sin parar y con poco crédito.
Por otra parte están los jugadores de ruleta. Estos son mas complejos.
Apuestan su vida a cara o cruz. Rojo o Negro. Como si de Sthedall se tratase.
Algún loco se las juega todas a un numero especifico: los cumpleaños y aniversarios suelen estar a la hora del día: 36 números y una chance mínima: en eso esta su felicidad.
Yo claudico.
Me pido una cerveza más y me voy a buscar a mi Sophie que me espera con sus labios de jazmín.



                                                                                                                                            1/12/ 2015
                                                                                                                                                    21:33
                                                                                                                            Hipódromo de Palermo

No hay comentarios:

Publicar un comentario