viernes, 25 de septiembre de 2015

Fumando de incógnito

Estoy desesperado por prenderme un pucho. No  me importa nada. Hace 2 días que no fumo: ya no aguanto más.
Apenas 24 horas antes me operaron de urgencia: apendicitis (que le pegó en el palo a ser una peritonitis).
Igual: soy un experto en cirugías. Con esta van 19 anestesias generales. Supongo que en la 20 me muero.
Hablando de morirse, anoche, antes de operarme, me hicieron un electro. La cardióloga me dijo que había señales de daño por el tabaco.
No me quiero morir. Por lo menos quiero dejar un libro de poemas en este mundo.
Pero el vicio es más fuerte que yo. 15 años de fumador no se van en un click.
Así que acá estoy: fumando de incógnito, pegado a la ventana del baño, rezando para que no entre la enfermera

Letal, dulce placer.


Apuesto todo a cara o cruz.
Odio los hospitales, pero sé que nos vamos a volver a encontrar.
No sé: hay dos chances: o vuelvo para ser padre, o vuelvo para el adiós definitivo.
Gira y gira la moneda.

24/9/2015
23:30 hr.
Habitación 837
Clínica Médica
Sanatorio Mitre

Escrito con la birome que me trajo Matías Ciccolella

No hay comentarios:

Publicar un comentario