jueves, 13 de octubre de 2011

Destierro

Corazón!
Maldito fratricida,
Altanero egoísta.
Desata de una vez
las amarras de mi ira.

Corazón!
Reloj obsoleto.
De mi alma te destierro
al final de los infiernos.

Dame una excusa y
Tendrías un sicario.
Dame una razón y
Tendrías nuevo apóstol.
Dame una mentira y
tendrías un cruzado.

Y al postrer de la noche,
Como guardián de tu descanso,
Dejaría de ser lobo,
Para unirme a tu rebaño.

Pero es inútil Corazón!
Maldita estrella negra,
gladiador de mil engaños,
labrador de oscura tierra.

Abandona de una vez
Este erial del alma yerma,
Para perderte en los caminos
que a ninguna parte llevan.

Una madrugada triste de octubre
A las 3:03 hrs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario